Protocolos del correo electrónico

Sin comentarios

Email: SMTP – POP3

Usamos el correo electrónico todos los días. Se ha convertido en un medio de comunicación imprescindible para realizar nuestro trabajo y para nuestra vida diaria. Una dirección de correo electrónica suele ser imprescindible para poder registrarnos en casi cualquier servicio accesible desde Internet. Pero ¿cómo funciona el envío y recepción de un correo electrónico?.
Aunque con la aparición de los webmails el uso de protocolos ha evolucionado aquí explicaremos aquellos que actúan en los clientes de correo que tenemos instalados en los ordendaores.

Envío: SMTP

El protocolo más utilizado para enviar un correo electrónico tiene el nombre de SMTP (Simple Mail Transfer Protocol). Dicho protocolo se estandarizó en 2001 aunque recibió mejoras en 2008. Se trata de un protocolo muy simple:

  • El cliente se conecta al servidor de correo y se presenta indicando su dirección de correo electrónico
  • A continuación le indica al servidor a qué dirección de correo quiere enviar el mensaje

En este punto el comportamiento del servidor variará si el destinatario pertenece a ese servicio (con lo que hará una entrega directa) o bien debe reenviar el correo a otro servidor.

  • Finalmente envía el cuerpo del mensaje (texto, archivos adjuntos, etc.) al servidor para su gestión

En este punto el cliente se desentiende del mensaje enviado dejando la responsabilidad exclusiva en el servidor.

Recepción: POP

El protocolo POP (Post Office Protocol), generalmente en su versión 3, se estandarizó en 1996. Se trata de un protocolo simple para que un cliente obtenga los mensajes de un servidor de correo electrónico. Al igual que en el protocolo anterior el esquema de funcionamiento es sencillo:

  • El cliente se conecta al servidor de correo y se presenta
  • El servidor autentica al cliente, generalmente con un usuario y contraseña
  • El cliente se descarga la lista de mensajes que hubiera en el buzón

En este momento el servidor vacía la lista de mensajes y deja toda responsabilidad de los mismos al cliente.

Los protocolos originales no incluían ningún sistema de seguridad ni cifrado de las comunicaciones que se han ido incorporando posteriormente. Debido a estas características y mejoras de seguridad el uso de estos protocolos se ha complicado (intercambio de claves, revisión de orígenes malintencionados, etc.) si bien el esquema básico sigue siendo el mismo.

De igual forma la aparición de sistemas de correo electrónico sincronizados en diferentes terminales (ordenadores, teléfonos, etc.) ha derivado en la aparición de protocolos diseñados para permitir estas nuevas funcionalidades.

Ymant | comunicaciónProtocolos del correo electrónico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *