En un mundo meramente digital como el actual es importante conocer qué significa encriptar, especialmente en el ámbito empresarial. Encriptar o cifrar es un procedimiento que se encarga de codificar un mensaje o información sensible para evitar que personas no autorizadas puedan acceder a ésta. 

Únicamente personas autorizadas podrán leer o acceder a la información que alberga el mensaje encriptado. En otras palabras, se encarga de ocultar el contenido de un mensaje para impedir que su información sea visible a simple vista por cualquier persona. Dicho contenido puede ser de toda clase (mensajes, archivos, documentos, datos, etc.).

Este sistema permite que, en el caso de existir espías o ciberdelincuentes, no consigan acceder a datos personales, bancarios, direcciones de correo,  imágenes, conversaciones, videos, etc. Desgraciadamente, aún son muchas las empresas que desconocen la gran importancia que tiene encriptar la información sensible o valiosa de su negocio.

¿Por qué encriptar los mensajes? 

Cualquier ciberdelincuente con un mínimo de experiencia podría descifrar fácilmente aquella información sin encriptar que sea enviada a través de tu ordenador o dispositivo. La criptografía se encarga de utilizar un algoritmo matemático para poder cifrar el contenido de cualquier mensaje o archivo. Únicamente quienes conozcan ese mismo algoritmo matemático serán capaces de descifrar el contenido y conocer lo que dice. 

Es decir, la clave está en utilizar un código de signos que se rige por una serie de normas y reglas. El contenido del mensaje solamente será accesible para aquellas personas que conozcan las normas o reglas del código de signos.  Encriptar los mensajes resulta de gran utilidad para conseguir que las comunicaciones resulten mucho más seguras. 

Es decir, permite que el contenido de los mensajes sea confidencial y solamente pueda acceder personal que conozca el algoritmo empleado. De este modo, aunque un mensaje pueda ser interceptado en el camino, éste no podrá ser leído con facilidad.  El cifrado de datos evitará que intermediarios indeseados puedan leer tus mensajes, ya que la encriptación transforma los mensajes, haciéndolos totalmente ilegibles para usuarios no deseados. 

Pero encriptar un mensaje no sólo ofrece la gran ventaja de la confidencialidad y la seguridad de las comunicaciones. Otra de sus ventajas más destacables es que introducir el mensaje o información en un sobre encapsulado garantiza que todo el mensaje se mantenga de manera correcta y completa, es decir, ayuda a mantener su integridad. El encriptado es sinónimo de privacidad, seguridad, autenticación y, en muchos casos, respeto a la regulación vigente. 

El encriptado de información no es algo nuevo, ya que la criptografía es utilizada desde hace aproximadamente 2.500 años. Prácticamente todas las civilizaciones se han ayudado de diferentes métodos o sistemas para cifrar sus mensajes o comunicaciones. Uno de los ejemplos más destacables se remonta a la Segunda Guerra Mundial. 

El famoso matemático, informático teórico y criptógrafo inglés Alan Turing fue capaz de romper el cifrado de la máquina conocida como Enigma, utilizada por los nazis para enviarse mensajes cifrados que solamente ellos eran capaces de entender. Turing descifró los mensajes nazis, lo que permitió ganar la guerra a los alemanes.

Tipos de encriptación de datos 

No existe una única manera de encriptar los datos o información confidencial. Dependiendo de las llaves de encriptado que se utilicen, podemos diferenciar principalmente entre dos tipos diferentes de encriptado (aunque no son los únicos, pero si los más importantes):

Encriptación simétrica 

La llave que se emplea para poder encriptar la información es única. En otras palabras, emisor y receptor hacen uso del mismo conjunto de códigos para enviar y recibir el mensaje. Es un sistema de encriptado realmente sencillo de aplicar, ya que meramente será necesario diseñar la clave secreta. Aunque muy segura, tiene ciertas limitaciones al respecto.

Encriptación asimétrica 

La encriptación asimétrica resulta mucho más compleja que la simétrica, de modo que su nivel de seguridad es mucho más elevado y, por tanto, este el sistema más recomendado. En este caso, se utilizan dos llaves de cifrado totalmente distintas. Se emplea una llave “pública” que conocen ambos participantes en una comunicación, la cual se encarga de encriptar el mensaje. 

En este caso, también existe una segunda clave totalmente privada y que únicamente conoce el receptor del mensaje. Esta segunda clave le permite poder descifrar el mensaje.  Es el sistema que emplean todas las plataformas de criptomonedas actuales, donde para hacer cada transacción es necesario contar con las llaves públicas y privadas. Si necesitas algún tipo de servicio informático, no dudes en contactar con Ymant y te resolveremos todas tus dudas.