El mundo laboral ha experimentado un cambio sin precedentes en los últimos años, impulsado principalmente por la necesidad de adaptación ante circunstancias globales imprevistas como la pandemia del COVID-19.  Esta transformación ha llevado al teletrabajo a ser una modalidad esencial para muchas empresas y organizaciones.  

Si bien el trabajo remoto ofrece beneficios evidentes en términos de flexibilidad y operatividad continua, también introduce una serie de retos en cuanto a ciberseguridad en el teletrabajo. Diversos riesgos emergen al trasladar el entorno de trabajo desde oficinas protegidas a espacios domésticos o alternos, y es imperativo que tanto empresas como empleados estén preparados para enfrentarlos. 

Y es que la conexión desde diferentes ubicaciones y dispositivos puede abrir la puerta a amenazas cibernéticas. En el siguiente texto, abordaremos los principales desafíos de la ciberseguridad en el teletrabajo y brindaremos recomendaciones para garantizar un entorno laboral remoto seguro y eficiente. A continuación, te presentamos los riesgos más comunes y consejos para mitigarlos.

Principales riesgos del teletrabajo 

A continuación se ofrece un listado que recoge los principales riesgos a los que están expuestas las empresas y los trabajadores en un entorno de teletrabajo. Es fundamental tener en cuenta cada uno de estos factores al diseñar e implementar políticas de ciberseguridad para trabajadores remotos

  • Conexiones Inseguras: Las redes Wi-Fi públicas o domésticas no siempre están adecuadamente protegidas, convirtiéndose en puertas de entrada para ciberdelincuentes que pueden interceptar datos transmitidos.
  • Uso de Dispositivos Personales: Estos dispositivos pueden no tener configuraciones de seguridad óptimas, o pueden estar comprometidos sin que el usuario lo sepa, poniendo en riesgo la información corporativa.
  • Phishing y Malware: Fuera del entorno protegido de la oficina, es más fácil caer en tácticas de phishing, especialmente si los atacantes se disfrazan de entidades conocidas relacionadas con el trabajo.
  • Falta de Actualizaciones: Al no mantener los dispositivos actualizados, se crean vulnerabilidades que los atacantes pueden explotar.
  • Robo de dispositivos: Trabajar desde lugares públicos o en hogares sin las adecuadas medidas de seguridad puede llevar al robo de dispositivos que contienen datos sensibles.
  • Compartir Información por Medios Inseguros: Los trabajadores pueden verse tentados a enviar información a través de aplicaciones de mensajería no seguras o plataformas de almacenamiento en la nube no aprobadas.
  • Acceso no Autorizado: Sin las políticas adecuadas, familiares o amigos pueden acceder a dispositivos de trabajo, exponiendo la información a riesgos inadvertidos.
  • Ataques de Man-in-the-Middle: Al conectarse a redes no seguras, un atacante podría interponerse entre la conexión del usuario y el servidor, interceptando y posiblemente modificando la información transmitida.
  • Riesgo de Insiders: Al no tener controles físicos y supervisión directa, un empleado descontento o malintencionado podría tener más facilidad para sustraer o manipular datos.
  • Backup Inseguro: La falta de protocolos de respaldo seguros puede llevar a la pérdida de información importante o a que esta se almacene en lugares accesibles por atacantes.

 

Consejos para mejorar la ciberseguridad en el teletrabajo en empresas

Con los siguientes consejos, las empresas y trabajadores remotos estarán mejor equipados para enfrentar y mitigar los riesgos de ciberseguridad en el entorno de teletrabajo. Es crucial que todos estén informados y comprometidos con mantener un entorno seguro.

  • Conexión Segura: Siempre utiliza una conexión VPN cuando accedas a recursos corporativos. Las VPNs cifran tu conexión y protegen los datos de posibles interceptaciones.
  • Fortalecimiento de Contraseñas: Usa contraseñas robustas y únicas. Considera la autenticación de dos factores (2FA) para añadir una capa adicional de seguridad.
  • Educación y Concienciación: Imparte formación regular sobre ciberseguridad, enfocándote en enseñar a los empleados a reconocer y evitar amenazas como el phishing.
  • Actualizaciones Regulares: Garantiza que todos los dispositivos, aplicaciones y sistemas operativos estén actualizados. Estas actualizaciones contienen parches de seguridad esenciales.
  • Software de Seguridad: Instala software antivirus y antimalware, asegurándote de que se actualice automáticamente.
  • Acceso Limitado: Usa el principio de mínimo privilegio, otorgando a los empleados solo el acceso necesario para realizar sus tareas.
  • Backup Seguro: Establece protocolos para realizar copias de seguridad regularmente. Asegura que estos respaldos estén en lugares seguros, preferiblemente cifrados y en ubicaciones físicas distintas.
  • Monitoreo Continuo: Implementa herramientas que permitan el monitoreo en tiempo real de las actividades de red, lo que ayuda a detectar y responder rápidamente a cualquier actividad sospechosa.
  • Uso de Redes Seguras: Desaconseja el uso de redes Wi-Fi públicas. Si es necesario, se debe utilizar una VPN y asegurarse de que la conexión esté cifrada.
  • Directrices Claras: Proporciona a los empleados políticas claras sobre cómo y dónde deben trabajar, qué aplicaciones y servicios pueden usar y cómo deben proteger la información.
  • Planes de Respuesta a Incidentes: Establece un plan claro de cómo actuar en caso de un incidente de seguridad, asegurando que los empleados sepan a quién contactar y qué medidas tomar.
  • Seguridad Física: Recomienda a los empleados que protejan los dispositivos físicamente. Esto incluye no dejar dispositivos sin supervisión en lugares públicos y utilizar bloqueo de pantalla cuando no estén en uso.
  • Revisión de Permisos: Periódicamente, revisa y actualiza los permisos de acceso a la información. Elimina cualquier acceso innecesario y asegura que solo las personas adecuadas tengan acceso a datos sensibles.
  • Encriptación: Asegura que los datos almacenados y transmitidos estén cifrados, reduciendo el riesgo si se produce una intercepción o acceso no autorizado.

 

En resumen, aunque el teletrabajo ofrece comodidades y flexibilidad, es esencial abordarlo con una mentalidad de seguridad. La ciberseguridad en el teletrabajo debe ser una prioridad tanto para las empresas como para los trabajadores remotos, garantizando así la integridad y confidencialidad de la información corporativa. Si necesitas información acerca de cualquier servicio de seguridad informática, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.