Qué es el almacenamiento en RAID

Sin comentarios
En un artículo anterior vimos la conveniencia de utilizar cabinas de disco externas para poder asegurar mayores niveles de redundancia a nuestra información. Esta mayor fiabilidad se debe tanto a la redundancia física del equipo (fuentes de alimentación dobles, bus de datos doble, etc.) y a la distribución lógica de la información entre los diferentes discos. Existen diferentes configuraciones, tanto físico como lógicas, para almacenar la información en RAID (Redundant Array of Independent Disks).
Veamos las principales y sus ventajas e inconvenientes de las configuraciones estándar, ya que los diferentes fabricantes han propuestos soluciones alternativas propietarias para mejorar algún aspecto de las soluciones estándar. Salvo verdadera necesidad no es aconsejable utilizar tecnologías propietarias en estas configuraciones ya que se dificulta el cambio de fabricante en caso al finalizar el renting.
• RAID 0: Este sistema no ofrece redundancia de datos y no estaba considerado estándar en sus inicios, si bien su amplía difusión lo llegaron a convertir en estándar. En esta configuración la información se almacena repartida equitativamente en dos o más discos. Con esta distribución se consiguen volúmenes de almacenamiento mayores (podemos tener unidades lógicas con las capacidad que la de un sólo disco, p.e. unidades de 272GB creadas al unir dos discos de 136GB) y un mayor rendimiento al repartir la carga de trabajo en varios discos. Por contra se aumenta la posibilidad de fallo ya que la rotura de uno sólo de los discos de la unidad llevaría a perder toda la información.
• RAID 1: En esta configuración se crea una copia idéntica de la información en otro disco, por lo que se denomina comúnmente una configuración en espejo. Al tener toda la información por duplicado se asegura una gran redundancia, si bien para ellos debemos utilizar dos discos duros diferentes. Esta configuración tiene un alto rendimiento en lectura ya que se pueden leer dos datos diferentes simultáneamente (uno por disco) si bien el rendimiento a la hora de escribir es menor que en caso de discos independientes.
• RAID 5: En esta configuración los diferentes discos físicos se dividen en bloques de información. Cada disco físico almacena parte de cada bloque de información y además información de redundancia sobre los bloques almacenados. De esta forma en caso de rotura de un disco de la configuración, que requiere como mínimo de tres discos físicos, no se pierde la información almacenada en él ya que se recupera en base a los bloques de paridad que almacenan los otros discos. Esta configuración tiene un rendimiento de escritura parecido a los discos individuales y un mayor rendimiento de lectura, aunque no llega a la capacidad del RAID1, pero con la gran ventaja de no tener que ‘desperdiciar’ un disco sólo para tener una copia exacta de la información. Se trata pues de una solución intermedia que suele ser la más utilizada en entornos reales.
Las configuraciones de RAID 2, 3, 4 y 6, aunque definidas en el estándar, no tienen casi aplicación real en la industria.
A estas configuraciones hay que añadir el hecho de que muchas cabinas de discos suelen reservar uno o dos discos para sustituir a cualquier disco roto de la cabina. De esta forma en caso de rotura de cualquier disco de la cabina, se toma uno de los reservas y se reconstruye la información volviendo a la situación inicial. Estos discos se denominanHot Spare.
YmantQué es el almacenamiento en RAID

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *