Problemas de temperatura con portátiles

Sin comentarios
Teniendo en cuenta que últimamente el número de ordenadores portátiles parece que está por encima del de ordenadores de sobremesa, al menos en cuanto a ventas se refiere, no está de más recordar algunos detalles que debemos tener en cuenta, sobre todo en su manejo diario y más con las altas temperaturas que nos acompañan en verano.
No cabe duda que el uso del equipo en sí es igual, ya sea portátil o de sobremesa si hablamos de utilizar el sistema operativo y los diferentes programas con los que trabajamos a diario. Pero, el hecho de que el ordenador portátil nos permita llevarlo de un lado a otro, nos ofrece opciones que antes no teníamos con los ordenadores de sobremesa, como es evidente.
Antes de seguir, os recomiendo que miréis la zona inferior de vuestros portátiles, e incluso los manuales de empleo del mismo. Podéis ver que, además de las patas de apoyo del ordenador, en la mayoría de ocasiones cuenta con unas rejillas u orificios de ventilación. Estas rejillas son por las que toma o aspira el aire que después suele expulsar por un orificio lateral o trasero y cuya finalidad es la de refrigerar los diferentes componentes internos del equipo como puedan ser el microprocesador, la gráfica, memoria ram, el disco duro, la placa base, etc.
Cuando apagues tu portátil pasa la mano por la parte inferior del mismo y notarás que hay zonas mucho más calientes que otras y que aún no siendo rejillas de aspiración de aire, conviene también mantener un espacio libre, como pueda ser la zona donde se encuentra el disco duro. De hecho, en la superficie donde lo tengas apoyado, podrás comprobar que en muchos casos también está muy caliente.
La refrigeración del equipo es una tarea muy importante en cualquier ordenador, ya que ello va a permitir que el equipo funcione adecuadamente, el hardware dure más y sobre todo, que no se deterioren, llegando incluso a quemarse y dejando por tanto el equipo inutilizable y en muchas ocasiones, perder nuestra información.
Para evitar dañar nuestro equipo por mala refrigeración debemos, sobre todo, mantener despejadas siempre esas entradas y salidas de aire de refrigeración,  por lo que debemos tener especial cuidado en el lugar donde lo usamos, para que no queden obstruidas.
  • Evita ponerlo directamente sobre las rodillas.
  • No lo enciendas y utilices dentro del maletín de transporte.
  • No lo coloques sobre la cama, sofá y otras superficies no rígidas.
  • Si es tu ordenador principal y lo vas a utilizar por un largo periodo de tiempo y a diario, quizá sería recomendable que te hicieras con una plataforma de refrigeración sobre las que colocar el equipo (como la de la imagen), además que elevan la altura del portátil sobre la superficie y mejoran la inclinación para un empleo más cómodo, cuentan en muchos casos con ventiladores añadidos que facilitarían las tareas de refrigeración.
El ordenador portátil también se ensucia por dentro y esta suciedad puede perjudicar la correcta refrigeración del equipo, por tanto, es conveniente por no decir obligatorio, realizar limpiezas del mismo, tanto de las zonas exteriores y orificios de aireación como del interior.
Si no se cuenta con los conocimientos necesarios para realizar esta operación uno mismo, a veces invertir una pequeña cantidad de dinero para que lo realice un profesional, puede evitar  en el futuro el desembolso de una cantidad mucho mayor para la reparación o sustitución del equipo, por no mencionar el daño que pueda provocar si perdemos nuestros datos.
YmantProblemas de temperatura con portátiles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *