Oficina en la nube

Sin comentarios
En el principio de los sistemas informáticos el equipamiento era muy caro y estaba basado en un gran servidor central, mainframe, al que se conectaban terminales tontos que se componían básicamente por equipos de entrada y salida de datos. Todos los cálculos e instrucciones se ejecutaban en el servidor central. Este sistema estaba limitado por la conexión física entre los terminales y el servidor central, lo cuál limitaba su utilización.
Con el desarrollo y abaratamiento de los ordenadores personales, se cambió al paradigma contrario donde no eran necesarios grandes servidores centrales, y los usuarios cuentan con un sistema completo para trabajar. Los cálculos y los documentos de trabajo se ejecutan y almacenan en cada equipo individual.
Para facilitar el intercambio de información entre los diferentes departamentos de las empresas, se añadieron losservidores de almacenamiento compartido. Con este paradigma los equipos de usuarios seguían siendo el centro de trabajo y almacenamiento individual, pero se añadió el sistema de compartición externo que facilitaba el trabajo en grupo.
El siguiente paso en esta evolución es el trabajo directamente en servidores externos. De esta forma los cálculos y los datos no se computan en el equipo local, sino en sistemas externos conectados a Internet. La ventaja de este paradigma es la capacidad de acceso a las aplicaciones y datos desde cualquier parte, no limitando el trabajo a las oficinas de la empresa, e incluso pudiendo acceder desde terminales no tradicionales (teléfonos móviles, tabletas, etc.).
Uno de los ejemplos de este nuevo paradigma es el producto office 365. Este sistema  integra todas las aplicaciones ofimáticas, así cómo el correo integrado en un único entorno, facilitando su integración y la colaboración entre los diferentes empleados.  Además podemos utilizar un portal colaborativo Sharepoint para compartir información, no sólo internamente, sino también con clientes y proveedores.
YmantOficina en la nube

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *