Escalabilidad

Sin comentarios

Tienes una tienda virtual (e-commerce) que funciona y consigue ventas. La has ajustado y optimizado lo mejor posible para que los clientes no tengan que esperar más de la cuenta, has elegido un diseño acorde con tu imagen, una selección de productos y precios atractivos. La verdad es que ajustar una tienda virtual es un trabajo de meses de ver qué funciona y qué no, corregir pequeños errores y acelerar al máximo los tiempos de servicios.

Cuando ya estás seguro con tu nueva tienda, cuando ya le has cogido el “tranquillo” a todos los nuevos procedimientos, cuando ya te has enfrentado y has resuelto los problemas que pueden aparecer, entonces, decides hacer publicidad de tu página para conseguir aumentar las ventas. La publicidad hace que lleguen nuevas visitas a tu página y facilita las compras, aunque no siempre toda la publicidad es igual de efectiva.

Entonces te encuentras que el día de tu gran promoción para atraer nuevos clientes y darte a conocer la página no está operativa. Has tenido mucho más tráfico del habitual y tus sistemas no han podido llevar a cabo todas las peticiones que recibían. Lo siento. Acabas de perder el dinero invertido en publicidad ya que tus potenciales clientes sólo recordarán que la página simplemente no funcionaba.

Escalabilidad

La capacidad de adaptarse al volumen de peticiones se denomina escalabilidad. Se trata de uno de los problemas con los que se lleva años batallando en los servicios de Internet. Una solución sencilla para asegurarnos poder atender un número grande de peticiones simultáneas es adquirir o alquilar equipamiento capaz de soportarlo, pero estos equipamientos son caros por lo que hay que evaluar correctamente si vale la pena esa inversión en sistemas que la gran mayoría del tiempo no serán aprovechados.

Los servicios de almacenamiento en la nube suelen facilitar esta gestión de recursos pudiendo ampliar o reducir los sistemas asignados, y por lo tanto pagados, a nuestro servicio. Si bien este comportamiento requiere de una planificación y adaptación previa para poder aprovecharlo en el momento de necesitarlo.

La solución al problema de escalabilidad no es única y debe ser analizada para cada aplicación o servicio que ofrezcamos ya que  los recursos, y por lo tanto costes, pueden ser muy disparen en función de la aplicación y de la seguridad que queramos.

Ymant | comunicaciónEscalabilidad

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *