DHCP

Sin comentarios
Con la expansión de los teléfonos móviles y las tabletas, y la progresiva implantación de las redes Wi-Fi nos hemos acostumbrado a que los terminales se conecten a las diferentes redes sin que tengamos que hacer nada, salvo introducir la contraseña la primera vez. Esta auto-conexión a las diferentes redes (la de casa, la de la oficina, la red móvil 3G/4G, etc.) está basada en diferentes protocolos y tecnologías estandarizados.
Se consigue de esta forma abstraer a los usuarios de la mayoría de los requisitos técnicos y configuraciones necesarias para que puedan utilizar sus equipos de forma fácil en cualquier ubicación.
Para que haya comunicación entre los diferentes equipos (ordenadores, móviles, routers, antenas de telefonía móvil, etc.) deben utilizar un mismo lenguaje. Aunque existen diferentes protocolos en la práctica podemos decir que se utiliza casi exclusivamente la pila de protocolos TCP/IP. Uno de los requisitos para este tipo de conexiones es que cada equipo de la red tenga una dirección IP exclusiva  que lo identifique inequívocamente dentro de cada red.
La forma más sencilla de conseguir una dirección IP válida en cada red a la que nos conectemos es utilizando elprotocolo DHCP, siglas de Dynamic Host Configuration Protocol, el cual consiste, a grandes rasgos, que nuestro terminal solicita a la red que le asignen una dirección IP libre y un servidor, especialmente configurado, le envía los datos necesarios para conectarse (dirección, máscara de red, puerta de enlace, datos específicos para telefonía IP, etc.).
Cuando nuestra empresa tiene más de una oficina lo habitual es tener configuradas redes diferentes y establecer una conexión entre ellas. Así pues cuando cambiamos de oficina también deberíamos cambiar la configuración de red de nuestros portátiles o móviles, con lo que es mucho más cómodo dejar este trabajo a los servidores de DHCP. Existen configuraciones donde se necesita de un servidor DHCP en cada base, para asignar las direcciones IP de su red, mientras que en otras configuraciones se delega el servicio DHCP a un único servidor central que puede gestionar las direcciones IP de las diferentes redes de nuestra empresa. Además podemos forzar que se entregue siempre la misma dirección IP a un equipo en concreto si necesitamos asegurarnos que su dirección no cambia nunca.
Consulta con tu asesor de servicios informáticos para que te aconseje sobre la estructura que mejor se adapte a tus necesidades.
YmantDHCP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *